Sistema postural

Actualmente entendemos la postura como aquella posición que mantiene el cuerpo en el espacio y la relación espacial entre segmentos esqueléticos, cuya finalidad es mantener el equilibrio (sobre las fuerzas que actúan sobre el cuerpo), tanto en condiciones estáticas como en movimiento (Kendall, Buzzi, Bricot, etc.).

El sistema postural debe permitirnos un mantenimiento de nuestra posición erguida en contra de la gravedad, así como de otras fuerzas que recibimos del medio externo. Debe también situarse de forma correcta y ergonómica en el medio que le rodea y equilibrarse según los desequilibrios que se encuentre en las distintas situaciones.

Por tanto, la postura resulta de un proceso dinámico que depende de:

  • La información que captamos desde fuera, la exterocepción (frío, calor, tacto, presión…).
  • La información que nos proporciona nuestro propio sistema musculo-esquelético, los propioceptores (mecanorreceptores, equilibrio,…).
  • La información que nos proporciona nuestro cuerpo, y que no tiene que ver con el sistema musculo-esquelético, es decir, los interoceptores (el sistema hemodinámico, las vísceras,…).
  • La información del sistema nervioso central.

Esta información que recibe nuestro cerebro, nos ayuda a detectar y transmitir los cambios que percibimos en nuestra posición, y esto es posible gracias a unos captores posturales o receptores sensoriales como son; el sistema vestibular, el pie, el sistema oculomotor y el sistema estomatognático (atm).

El cuerpo tiene varios captores posturales:

 

  • Captor podal: este captor es uno de los más importantes que tiene el cuerpo, puesto que la planta del pie recibe gran cantidad de información, que distribuye a lo largo de todo el cuerpo. Existe un gran número de receptores propioceptivos que conectan toda la información que llega a través de la planta del pie, con el resto del cuerpo, mediante el sistema nervioso.

En el pie encontramos la articulación tibiotarsiana, y esta articulación tiene una gran cantidad de receptores propioceptivos, llamados receptores de Ruffini, los cuales abundan en todo el cuerpo y determinan la posición en el espacio. Es por esto que, nuestros pies condicionan de manera importante nuestra estática.

 

Ya comentamos en un post anterior, que un problema bilateral, como pueden ser unos pies planos, favorecerá una postura con mayor aumento de curvas tanto en miembros inferiores como en la columna, sin embargo, si el problema que tengo es unilateral, como por ejemplo valgo de calcáneo acentuado en un solo pie, el sistema gastroplantar no funcionará bien, será necesario trabajar cuboides, escafoides y activar la bóveda plantar. Con lo cual, tan importante es que haya una revisión podológica como conseguir una buena reeducación de la función activa de esta musculatura.

Puesto que el pie interviene constantemente en los desequilibrios posturales y también en las respuestas de equilibrio, si hay un problema en el captor podal, se provocará un desequilibrio, y el cuerpo buscará la manera para realizar un cambio adaptativo a nivel del pie y así poder conseguir una estática funcional y una marcha normal (como ocurre por ejemplo cuando hay una pierna corta anatómica).

  • El captor mandibular o sistema estomatognático, lo constituyen aquellas estructuras que participan en la masticación, la deglución, la fonación, es decir, atm (articulación témporo-mandibular), musculatura y dientes.

Es un sistema muy importante, puesto que en muchas de las actividades de la vida diaria se requiere del buen funcionamiento de este captor para poder conseguir una buena función. También es un punto donde confluyen tensiones de las cadenas fasciales, siendo este captor, la base donde asientan disfunciones primarias  (por alteraciones de la atm o problemas dentales) y también disfunciones secundarias por desequilibrios a nivel de cadenas ascendentes (problemas podales), o de cadenas descendentes (problemas de oído, oculares, …).

Por ello debe de haber una correcta posición de reposo mandibular, como punto de partida, porque si no, se puede crear un desequilibrio de la postura global, modificando por ejemplo la propia postural de las cervicales. A continuación mostramos dos ejemplos;

  • En casos de prognasia o protusión, la mandíbula la encontramos adelantada. Las causas pueden ser, como comentábamos antes, por un problema a distancia, por ejemplo en los pies, que condicione una disminución de las curvas a nivel de la columna, y provoque un aumento de la lordosis cervical y de la posición mandibular. Puede haber una tendencia a la flexión craneal, con disminución del ángulo esfenoidal, lo que provoca un retroceso de las atm. O la causa puede estar directamente en el sistema estomatognático, como por ejemplo; una lengua excesivamente grande que empuje la mandíbula hacia delante o una hipertonía de los músculos genioglosos que obliga a la lengua a descender.
  • En casos de retrusión mandibular o retrognasia, la mandíbula se encuentra retrasada, y al igual que en el caso anterior, pueden haber causas a distancia, o causas directamente relacionadas con este captor, como por ejemplo; comerse las uñas, chuparse el dedo, o morderse el labio inferior.

Sea cual sea la disfunción, se producirá una alteración de la posición, lo que nos llevará a variar la posición de la mandíbula, y con esto a cambiar el esquema oclusal, condicionando la deglución, la fonación, la masticación y la respiración. Por tanto, es importante la intervención del odontólogo para normalizar dicho captor, evitando sobremordidas, problemas dentales,  casos de bruxismo (férulas de descarga) así como también es importante el trabajo fisioterapéutico en los trastornos temporomandibulares, deglución atípica, bruxismo (por tensión muscular)

Ya desde la infancia este sistema comienza a tener una importancia vital, puesto que desde la lactancia, el bebé comienza a formar una postura a nivel mandibular (con el agarre al pezón, a la tetina, al chupete), que poco a poco, cuando comience a sentarse, a colocarse de pie y caminar, favorecerá el correcto desarrollo del sistema locomotor. Sin embargo, para que haya una buena postura y ergonómica, ya desde pequeños, se deben revisar estos captores para que realicen una buena masticación, deglución, fonación y respiración.

  • Captor visual/ocular: este captor permite la entrada de información a través de los ojos, dando una visión central (produciendo movimientos laterales) y una visión periférica (produciendo movimientos anteroposteriores) que nos informa de la posición de los objetos y el movimiento del cuerpo en el espacio, además, nos da la posibilidad de comparar la información que nos llega. Pero, lo más importante de este captor es; mantener la mirada horizontal. Por tanto, si existen alteraciones visuales (tanto en la visión periférica como en la central), disfunciones oculares (tensión excesiva a nivel de los músculos oculares), todo esto provocará adaptaciones estructurales a nivel del captor ocular, de la cabeza (cráneo y cervicales), así como en el resto de cuerpo, puesto que la postura irá cambiando para conseguir mantener la horizontalidad de la mirada.

En los casos de un déficit visual, si uno de los ojos conserva mayor porcentaje visual que otro, habrá una rotación e inclinación cervical compensatoria para que el ojo dominante mire al frente. O en casos de miopía, se forzará la vista, adelantando el complejo cráneo-cervical y provocando una anteriorización de la cabeza.

Se debe de trabajar sobre los receptores propioceptivos que están en la retina y sobre los músculos oculares que mueven la retina, ya que los músculos se encargan de estabilizar el ojo y de controlar los movimientos. Hay que modular la tensión de los músculos rectos oculares y oblicuos. Por eso es importante trabajar inervación de estos músculos, con los nervios craneales III, IV, VI y también, el V par craneal (ya que la rama oftálmica del trigémino informe de la posición del ojo en la órbita).

  • Captor vestibular: depende de dos entradas de información, y está sometido a:
    • Una aceleración lineal, que depende de la estimulación del utrículo y sáculo, dos vesículas que contienen unas pequeñas piedras llamadas otolitos, y las cuales captan las variaciones de gravedad.
    • Una aceleración angular, que depende de la estimulación de los canales semicirculares, los cuales captan la información sobre la rotación de la cabeza.

Es el oído interno el que se encarga de informar al sistema nervioso de estos movimientos y de la posición de la cabeza en el espacio, para que a nivel nervioso se traslade la información hacia el cerebelo (encargado de la coordinación muscular y de otros movimientos no voluntarios).

  • Además también influye la presión hidroneumática del tórax y abdomen, junto con el peritoneo y el pericardio, es decir, las fascias viscerales, van a determinar también la postura. Estas fascias están constituidas por una compleja membrana aponeurótica, las cuales tienen su inervación, y reciben y envían tensiones constantemente. Debido a su conexión con los órganos, músculos, articulaciones, nervios, vasos,…hay una transmisión de información muy rica y bidireccional del exterior al interior.

En definitiva, podemos decir que la postura equilibrada es aquella en la que existe una alineación del cuerpo, que permite ganar en eficacia fisiológica y biomecánica para disminuir el estrés y la sobrecarga producida por efecto de la gravedad.

En las actividades de la vida diaria hay factores personales físicos, químicos, mecánicos, emocionales y ambientales, que pueden perturbar el equilibrio y hacer que unos grupos musculares trabajen en exceso, provocando una pérdida de la estabilidad y la aparición de patologías que si bien en un principio son funcionales, si no se resuelven, pueden derivar en crónicas e incluso orgánicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros, analizando sus hábitos de navegación en nuestra página web, con la finalidad de garantizar la calidad, seguridad y mejora de los servicios ofrecidos a través de la misma. En los casos en que el usuario no manifieste expresamente si acepta o no la instalación de las cookies, pero continúe utilizando nuestra página web, se entenderá que éste ha dado su consentimiento, informándole expresamente de la posibilidad de bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador. Puede obtener más información a este respecto consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies